El material es fundamental, ya que de esto depende el rendimiento y vida útil de tu empaque o perfil, pero, además, cubre las necesidades específicas que estás buscando y te permite ahorrar mucho tiempo y dinero.

 

Sabemos que el objetivo principal de un empaque o perfil, por lo general, es contener un fluido, proteger el ambiente inmediato de la contaminación y proporcionar una barrera física completa contra el fluido contenido dentro bloqueando cualquier trayecto de fuga potencial.

 

La gama de productos de extruidos sólidos es amplia y la variedad de materiales también. Por ello tienes que considerar 3 factores importantes antes de elegir de qué material quieres tus productos y así tu fabricante pueda brindarte la opción más adecuada a lo que hoy se ofrece en la industria.

 

¿Qué debes tomar en cuenta en general?

  • Propiedades físicas:
    • Resistencia a la tracción y elongación
    • Rango de dureza (denso) o compresión
    • Requisitos de deflexión (esponja)
    • Compresión a temperatura ambiente y en operación
    • Resistencia a UV, ozono, calor y puntos específicos de almacenamiento
    • Color (si se desea)
    • Estética
  • Propiedades mecánicas:
    • Velocidad de recuperación de la deflexión
    • Flexibilidad
    • Permeabilidad a los gases
  • Propiedades de resistencia química:
    • Resistencia a ácidos o corrosivos
    • Solventes de hidrocarburos
    • Solventes oxigenados
    • Fuego o temperaturas extremas
    • Rasgaduras
    • Abrasión

Con estos conceptos base bien delimitados de acuerdo a tus necesidades, podrás solicitar a tu fabricante la mejor recomendación del material para tus empaques o perfiles de hule.

En Valroca contamos con especialistas que pueden brindarte asesoría y consultoría especializada en materiales para tomar la mejor decisión que a ti y a tu cadena de producción les convenga.